Rumbo a España: ¡La Calderona se va de gira!

16 de junio de 2022


Durante los primeros días de julio la compañía teatral La Calderona estará de gira por España con su más reciente montaje “La vida es sueño, versión musical”. El éxito de la obra, y su relevancia histórica se mezclan con el arduo trabajo que desde la producción y dirección del proyecto ha permitido la ejecución de este viaje.

photo_camera La vida es sueño, versión musical. Fotografía de Leyla Solorza

La realización del último proyecto de La Calderona no ha estado exenta de peripecias. Y es que, tal y como muchos proyectos gestados entre fines del 2019 e inicios del 2020, ha debido sortear el difícil contexto nacional y mundial. Pese a ello, la pandemia no ha podido aplacar el trabajo que desde la producción y la dirección de la compañía han venido sosteniendo.

Fue así como, en medio del encierro se inició el proceso de creación de la obra, siempre con la esperanza de poder, en algún momento, exhibirla en un contexto presencial. El esperado estreno llegó recién en marzo del 2021, con una breve temporada realizada en el Centro de Extensión de Campus Oriente UC.

Hoy, ad portas del inicio de un viaje por los más importantes festivales del siglo de oro español, la directora de la compañía, Macarena Baeza, reflexiona acerca de los principales desafíos que han debido sortear. Se trata de un trabajo intenso de gestión para mover a un equipo de 12 personas, entre intérpretes y equipo de dirección. Labor que, junto a Belén Contreras, productora de La Calderona, han realizado amparadas en la convicción en el proyecto y en las ganas de concretar los objetivo que desde el inicio se plantearon.

Producción y Gestión

En principio, se podría pensar que las dificultades de hacer teatro en contexto de pandemia se limitan solo a la exhibición presencial de una obra. Sin embargo, la realización de cualquier montaje implica todo un engranaje de actividades previas que dan cuenta de otra parte de las tareas de producción y gestión.

Durante el confinamiento sanitario, estas tareas encontraron barreras que escapaban de las manos de productores y realizadores. Así, por ejemplo, labores como encontrar y comprar madera, telas, papel, entre otros materiales de utilería, vestuario y escenografía, fueron parte de los problemas que la compañía debió solucionar durante el proceso creativo.

Si bien, se trataba de un contexto excepcional, mundial y de fragilidad, las ganas de seguir y trabajar en este proyecto siempre fueron más poderosas.

Triple investigación

A lo largo de este proceso de creación de la obra se llevaron a cabo tres investigaciones financiadas por la Vicerrectoría de Investigación UC. Se trata de tres instancias que no solo nutrieron a la obra desde el montaje, sino que, además permitieron conectar de diferentes maneras con el público durante la pandemia.

El primero fondo de investigación estuvo dedicado exclusivamente a la investigación musical, es decir a la transformación desde la musicalidad del verso del texto de Calderón de La Barca, hacia el formato musical. Labor que fue realizada por Macarena en conjunto con el músico chileno Nano Stern.

El segundo fondo de investigación, estuvo enfocado en la línea de Ciencia y Tecnología. En este se exploró en torno a las marcas de astronomía y astrología presentes en el texto de Calderón, trabajo llevado a cabo por un equipo interdisciplinario compuesto por expertos provenientes de la filología, la astronomía, el diseño y el teatro.

Finalmente, el tercer proyecto, otorgado a través de la Pastoral UC, abordaba originalmente la lectura del texto en contextos vulnerables. Sin embargo, por el confinamiento durante el 2020, el proyecto se transformó en una hermosa experiencia epistolar entre los personajes de la obra, los vecinos de Lo Hermida y las mujeres de la Fundación Mujer Levántate. En este contexto de encierro, las palabras de los personajes resonaban ya de otra manera en el equipo, que pasaba de pensar un proyecto anclado en la libertad, a identificarse de otra manera con la prisión de Segismundo. En esta experiencia colaboraron estudiantes de la Escuela de Teatro UC, quienes escribieron las cartas de los personajes, y estudiantes de la carrera de Diseño UC, quienes materializaron y particularizaron cada uno de los escritos.

Todo este acervo de experiencias ha impactado de alguna manera en la conformación de la versión de La Vida es Sueño que prontamente inicia su viaje. Si bien, la triple investigación implicó también un triple esfuerzo de producción para la adjudicación, ejecución y rendición de los fondos, los hallazgos han nutrido cada una de las aristas de esta creación.

Relevancia de los Festivales

La gira que emprende La Calderona implicará funciones en dos instancias: el Festival Internacional de Teatro de Almagro y el Festival Iberoamericano de Siglo de Oro de la Comunidad de Madrid en Alcalá de Henares. Sumado a ello, la directora participará en las Jornadas de Teatro Clásico de Almagro en donde expondrá acerca del desafío de llevar a escena esta obra.

La importancia de ambos encuentros radica primero, en la amplia trayectoria de los dos festivales -versión 45 del Festival de Almagro y versión 21 del Festival de Alcalá-. Segundo, en el significado histórico y arquitectónico de los corrales de comedia que ambas ciudades poseen; espacios que han servido como fuente de estudio, y como guía de escenificación de obras. Y, tercero, en el encuentro entre creadores de todo el mundo unidos por el trabajo y la investigación en torno al teatro clásico.

Ad portas del viaje

En este momento, el problema que más ha impactado la labor de producción tiene que ver con el alza importante que han sufrido los pasajes de avión. Se trata de un cambio que ha afectado significativamente la planificación desde la cotización inicial, la adjudicación de fondos y la compra efectiva de los pasajes. “Esto ha significado que la producción de La Compañía se haya debido volcar completamente al cómo financiar este proyecto”, advierte la directora.

La ardua labor de recolección de estos recursos que han realizado Macarena y Belén ha permitido conseguir diversos apoyos. Entre estos, se cuentan fondos otorgados por la DIRAC, la Embajada de España en Chile, la Universidad Católica a través de la Facultad de Artes y la Escuela de Teatro y, finalmente, una campaña -aún abierta- de Crowdfunding. Ahora, con pasajes en mano, solo queda la cuenta regresiva para iniciar esta travesía.

“A la llegada, cuando estemos los 12 en Almagro, yo voy a respirar y decir: lo logramos”

La emergencia sanitaria, la posibilidad siempre latente de contagios al interior del equipo, son los fantasmas que de alguna manera siempre rondan a la compañía. Sin embargo, pese a todo, el equipo se las ha arreglado para que este proceso se mantenga vivo a lo largo de estos años y hoy, más que nunca, logre todos los objetivos propuestos. Después de todo,

“Llegar a Almagro el 01 de julio es terminar un proceso que comenzó en septiembre del 2019”

Fechas

  • 1 y 2 de julio Festival Internacional de Teatro de Almagro.
  • 3 de julio Festival Iberoamericano de Siglo de Oro de la Comunidad de Madrid en Alcalá de Henares.
  • 13 de julio Jornadas de Teatro Clásico de Almagro.

Ficha artística

  • Dramaturgia: Pedro Calderón de la Barca.
  • Versión: Macarena Baeza y Nano Stern
  • Reparto: Manuel Castro, Germán Pinilla, Carolina Munitiz, Xabier Usabiaga, Paula Lizama, Héctor Noguera (en vídeo).
  • Músicos: Nano Stern, Gina Allende, Florencia Bardavid, Cristián Carvacho
  • Dirección escénica: Macarena Baeza
  • Composición Musical: Nano Stern
  • Asistencia de dirección: Camila Gatica
  • Producción General: María Belén Contreras
  • Videoescena: Ponce & Sánchez
  • Diseño escenográfico e iluminación original: Ricardo Romero
  • Diseño de vestuario: Mario Costa
  • Iluminación en gira: Israel Franco-Müller
  • Operadora de iluminación: Carmen Natalia Ruiz
  • Tramoya y Proyecciones: Álvaro Rojas
  • Realización de vestuario: Sergio Aravena
  • Realización pantalla: Kristian Orellana, Isidora Paéz
  • Construcción pisos: Claudio Viedma (Teatro UC Chile)
  • Registro visual H. Noguera: Gabriela Toro y Manuela Reyes
  • Coreografía: Ana María Vela
  • Comunicación visual: Ximena Ulibarri y Sofía Flores
  • Fotografías: Leyla Solorza
  • Registro audiovisual: Carlos Martínez (ETUC) y Félix Rodríguez
  • Investigación: Joaquín Zuleta, Jessica Castro, Gwendolyn Araya, Manuela Zocalli, Olema Leyton y Claudia Missana.
Comparte nuestro contenido en: