Festival de teatro El Volcán: 22 años de historia

6 de octubre de 2021


A pocos días de la versión 2021 del tradicional encuentro organizado por los y las estudiantes de la Escuela de Teatro UC, muchas preguntas y mitos rondan en torno a su origen. La historia detrás de su creación, el porqué de su nombre y su evolución a través de los años, son evidencias que dan cuenta de la transformación de este hito teatral estudiantil. Más allá del paso del tiempo, trazar esta breve cronología alienta la construcción de una historia común: aquella que ha reunido a más de veinte generaciones alrededor de este festival.

photo_camera Primer Festival El Volcán. 1999. Registro fotográfico cortesía de Álvaro Viguera.

Origen

El Volcán es una pequeña localidad ubicada en San José de Maipo, Región Metropolitana. En 1999, atraído por un artículo del diario sobre la zona, el director de teatro Álvaro Viguera, en ese entonces estudiante de Actuación, se embarca en un viaje para conocer el lugar y a sus habitantes. Ahí, movido por la necesidad de llevar teatro inédito a un público que probablemente nunca había visto teatro, decide organizar junto a los vecinos un festival al interior de la mina.

Es así como Álvaro, junto a otro grupo de estudiantes, se encargan de dar vida por primera vez al festival de teatro El Volcán. La importancia del trabajo en equipo en la producción fue clave para su realización y éxito entre los y las estudiantes de esa época, así como también entre los habitantes del pueblo. Ello impulsó que la instancia se repitiera por segunda vez en 2001, también bajo la dirección de Álvaro Viguera, y sucesivamente a través de los años venideros. Respecto a este origen y la participación de la comunidad, el director teatral recuerda:

“El festival, cuando lo hacíamos allá era una verdadera fiesta. Todo el pueblo giraba en torno a esto”

La condición para la participación de la instancia estaba puesta en la presentación de obras inéditas.  Estas muchas veces aprovecharon los espacios no convencionales que les proponía el lugar para su escenificación. Se trataba, en palabras de Viguera, de "promover la autoría de escritura y puesta en escena".

Primer lienzo pintado para El Volcán. Registro fotográfico. Cortesía de Álvaro Viguera.

Continuidad

A la gestión inicial de Álvaro Viguera y su generación (2001) le siguió el trabajo que la conformación del primer centro de estudiantes continuó. En este grupo, Josep Ramió, Angel Cristi y Phillipe Gastal habrían sido piezas claves.

Josep Ramió, actual director de la Compañía de Espectáculos Los Fi, era en ese entonces presidente del primer Centro de Alumnos de Teatro (CAT), con quienes organizó y gestionó varias actividades para promover la recaudación de fondos y la gestión de proyectos de estudiantes. Respecto a los orígenes del festival, Ramió recuerda que al principio la gente iba solo por el día a la localidad. Ahí, elegían la locación de presentación para cada trabajo teatral, se ensayaba, se presentaba y luego había que devolverse a Santiago.

La evolución del encuentro comenzó a complejizar cada vez más la estructura de producción que permitía su realización. La gestión contemplaba planificación, programación y logística de transporte. Para ello, se instauró, por ejemplo, el cobro de una pequeña cuota de inscripción a los participantes. Esta permitía financiar un generador eléctrico y una camioneta para transporte de escenografías.

Además, destaca Ramió, se entablaron relaciones cada vez más estrechas con los habitantes del pueblo.

“Después, el pueblo nos quería a tanto, que nos prestaba dos casas. Una para producción, camarín y maquillaje; y otra para que durmiera la gente que no podía llevar carpa.”

Se trataba de un momento especial del año. Pobladores que se encontraban en las montañas pastoreando, bajaban al pueblo  previo aviso del día en que se desarrollaría el encuentro. Actualmente, Ramió ha tenido la experiencia de volver a compartir  con habitantes de la localidad que, todavía hoy, recuerdan la instancia.

Masificación del evento

La necesidad y las ganas de crear eran piezas fundamentales para que el encuentro se mantuviera así de vivo. Este mismo ímpetu promovía la escritura personal de dramaturgias, la autoría escénica y las relaciones con otras disciplinas. De esta manera, se potenciaron relaciones con música, artes, e, incluso, con otras facultades de la universidad.

La masificación del evento habría llegado a niveles tales que, según recuerda Ramió, se habrían arrendado buses para facilitar el transporte de personas hacia el lugar.

“El 2005 fue el último volcán que hicimos nosotros y tuvo más de 50 carpas. Terminó siendo un mega carrete cultural. La gente de música llegaba con violines y violas, los de teatro con sus obras de teatro, los de arte hacían performance.”

En esta misma línea, Pamela López, actual directora de programación y audiencias del GAM, y por ese entonces estudiante de la generación 2006, recuerda:

“Era un real Woodstock, subíamos todos con carpa, nos quedábamos a dormir y se hacía en la noche la muestra de los ejercicios de teatro. Las jornadas eran maratónicas. El objetivo más que nada era mostrarse, probar cosas, armar grupo. No había premios o menciones de nada”

Del Cajón del Maipo a Campus Oriente

Pamela López, Hugo Castillo y Camila Francovich, fueron los integrantes del centro de estudiantes que sucedió a CAT. Esta segunda agrupación se denominaría CETRO, Centro de Estudiantes de Teatro , nombre que perduraría por varios años más. Por ese entonces, la mezcla de circunstancias políticas -inicios de lo que sería la revolución pingüina-, de producción, e incluso, climáticas, dificultó la continuidad de El Volcán en el cajón del Maipo.

La vuelta a Santiago impulsó la transformación del nombre del encuentro.  Es así como surge el Volcán Smog, nombre que ironiza en torno a la contaminación ambiental de este nuevo emplazamiento del festival.

Una de las ventajas de esta versión  en sala tuvo directa relación con la amplia asistencia de espectadores, sobre todo de familiares y amigos de los y las estudiantes de actuación.

Hoy, tras varios años de aquel retorno al Campus Oriente, es precisamente la modalidad del Volcán Smog, la que alberga a las creaciones de mayor libertad performativa del encuentro. Esto, a diferencia de la otra modalidad del festival, el Volcán dirección/dramaturgia, en donde se presentan obras que responden a materiales textuales presentados con antelación como proyectos, y en donde se premia a los y las participantes según las categorías de mejor director/a, mejor dramaturgia, mejor actor/actriz, mejor diseño, etc.

Mutación y Permanencia

A 22 años de la creación de Volcán, se evidencian una serie de transformaciones. Nuevos espacios, nuevos tiempos y nuevas generaciones que han sido parte del proceso de cambio y que mantienen el movimiento orgánico de esta instancia estudiantil.

Sin embargo, al conversar con los distintos equipos organizadores del festival, desde su origen al presente, es posible identificar ciertas constantes que lo sustentan. El trabajo cooperativo, los equipos entre distintas generaciones y la interdisciplinariedad son algunas de esas premisas fundamentales que la inercia del tiempo ha mantenido invariables.

Más allá del emplazamiento físico, y de los cambios innegables a cada contexto particular, los relatos de Álvaro Viguera (generación 2001), Josep Ramió (generación 2005), Pamela López (generación 2006) y los equipos más recientes que han organizado el festival, tienen más encuentros que bifurcaciones. Es así como las ganas de crear, de estar y de compartir en escena, son el motor que alimenta a este encuentro desde 1999 hasta el presente. Año a año, el Volcán se transforma en una posibilidad fuera del contexto meramente académico. Un territorio fértil para buscar, explorar, encontrar o perderse en lenguajes que respondan a esas necesidades intrínsecas de los y las estudiantes de actuación.

Hoy, a pesar de las dificultades de la pandemia y el confinamiento, el Festival Volcán sigue con la misma efervescencia  y vitalidad de siempre. Su adecuación al contexto ha derivado en una nueva versión digital - modalidad realizada también en 2020. Este viernes 08 de octubre se llevará a cabo la exhibición de las obras seleccionadas. Toda la información la podrás encontrar en nuestras noticias . Y en los canales oficiales de Facebook e Instagram  de Festival Volcán UC.

 

Comparte nuestro contenido en: