expand_less

Deporte y artes escénicas: ex estudiantes de la Escuela de Teatro UC detrás del exitoso despliegue de los Juego Panamericanos y Parapanamericanos

24 de noviembre de 2023


Alfonso Arenas, Rodrigo de Diego y Valentina Gavilán son parte del equipo de organización de los Juegos Panamericanos y Parapanamericanos realizados este año con sede en Chile.  Los tres actores han trabajado arduamente a lo largo de este proceso, poniendo al servicio del magno evento deportivo sus herramientas como artistas escénicos, productores y gestores culturales.

photo_camera Valentina Gavilán, Alfonso Arenas y Rodrigo de Diego, ex estudiantes de la Escuela de Teatro UC y parte del equipo de cultura de los Juegos Panamericanos y Parapanamericanos 2023.

Que el teatro y el deporte tienen mucho en común es quizás una de los teorías más aceptadas entre quienes se han detenido a reflexionar sobre  ambos oficios. Sin embargo, pocos han tenido la oportunidad de poner en práctica ambas áreas de modo de proponer al público una experiencia que logre conjugarlas e integrarlas de manera efectiva.

En el caso de la reciente realización de los Juegos Panamericanos y Parapanamericanos, Alfonso Arenas, Rodrigo de Diego y Valentina Gavilán han sido parte del equipo encargado de llevar a cabo esta fusión, destacando el rol de la cultura y las artes en el marco de la actividad deportiva.

Y es que su labor no ha pasado desapercibida, en la medida en que hitos como Fiu, la mascota del evento; la disposición de las instalaciones en el Estadio Nacional; la canción oficial; el Pabellón Cultural; el Silo pintado por el Mono González; entre otras múltiples actividades que han acompañado el desarrollo de los Juegos, han estado a cargo de este equipo de artistas egresados de la Escuela de Teatro UC.

Una mirada desde el teatro

Al reflexionar en torno al cruce entre su profesión y su labor en los Juegos, los tres concuerdan en las múltiples herramientas que han adquirido desde su formación en la Escuela.

En primer lugar, Valentina Gavilán destaca “la experiencia de trabajar en equipo y en colaboración”  característica tan propia de las compañías y elencos teatrales que, desde el primer momento de Escuela, es puesta en práctica entendiendo que el teatro se hace en grupo. De ello, los tres actores desprenden la capacidad de generar diálogo, de respetar los saberes de otros, y de ser capaces de articular redes. Y es que justamente, a través de esas redes y de “la maximización de los recursos” que han podido involucrar a diferentes entidades en los proyectos que ellos y sus respectivos equipos han ideado.

En segundo lugar, Alfonso Arenas subraya la interdisciplina como parte de las experiencias adquiridas  durante su formación:

“La posibilidad que te brinda la UC de poder cruzarte con personas de distintas disciplinas, en los electivos, tanto en Oriente como en los distintos campus, es un valor que tiene la Universidad desde siempre. Creo que eso hace que tengamos una capacidad de interesarnos en aprender de la experiencia de personas que trabajan desde otras áreas. Ese cruce define tu camino profesional”.

Finalmente, Rodrigo de Diego destaca la percepción, parte de los contenidos del primer curso de la línea de actuación de malla curricular, en donde los estudiantes son estimulados a despertar su capacidad de observación de la realidad:

“La percepción: el poder mirar desde otro lugar, desde una mirada teatral. Entender que un evento como este, al mismo tiempo, es una escenificación: hay un lenguaje y una relación con el público. Verlo desde ese lugar, desde la experiencia que pueden llegar a tener las personas, es un aporte directo de nuestra formación.”

Al respecto, los ex estudiantes de la Escuela son rotundos en su conclusión: “podemos trabajar en distintas áreas: tener una mirada artística, una mirada de producción y de gestión, eso es muy propio de las artes escénicas”.

Impacto social

La trascendencia que han tenido estos Juegos a nivel nacional es un hecho del cual este grupo se siente orgullosamente parte. Y es que, según ellos mismos cuentan, desde la concepción original en el papel, se contaba con objetivos que abarcaban la identidad e imagen país, la experiencia del público y la participación ciudadana, entre otros. Hoy, a pocos días de culminar la realización de ambos encuentros, Alfonso, Rodrigo y Valentina se muestran sorprendidos por el impacto que varias de las acciones impulsadas por ellos mismos han tenido entre los chilenos y chilenas.

Entre las muchas tareas abordadas por el equipo,  se destaca el espacio que han podido otorgarle a la cultura, las artes y el patrimonio. Espacio que poco a poco fue ganando territorio dentro del evento deportivo, para poder hoy desplegar actividades de mediación y vinculación desde todas las ramas del sector: lectura, patrimonio, artes visuales, música, artes escénicas, pasacalles, etc.

“Ha sido importante entender y compartir cómo nos instalamos desde esa identidad, tomando la oportunidad de la instancia deportiva para descubrir cosas de nuestra propia cultura”

Fiu

Uno de los grandes ejemplos de la puesta en práctica de la experiencia de estos teatristas es el rotundo éxito y repercusión que ha tenido Fiu, la mascota de los Juegos, inspirada en el “pájaro de siete colores” que habita nuestro país.

Juestamente, Alfonso Arenas fue uno de los responsables de pasar de la idea a la materialidad en el proceso de creación de Fiu. Proceso en el cual el actor fue poniendo en práctica todas sus ideas y conocimientos para poder hacer de este una experiencia inclusiva y empática para el público.

“Queríamos que fuese accesible, que su textura fuera inclusiva, su forma y dificultad al mover y al bailar, incluso su identidad de género: pensamos en que era Fiu, no el o la Fiu”

Sin embargo, pese a todo el trabajo que hay detrás, reconoce que no esperaban el enorme impacto que ha tenido.

(de izq. a der.) Rodrigo de Diego, Subgerente de Ceremonias y Cultura; Valentina Gavilán, Asesora Cultural; y Alfonso Arenas, Jefe de Arte y Cultura, de los Juegos Panamericanos y Parapanamericanos 2023.

Experiencia y cruces

Todavía en medio del revuelo y las álgidas jornadas de trabajo en donde el Estadio Nacional ha pasado a ser su segundo hogar, los tres artistas comparten una sensación de aprendizaje, tanto a nivel personal como para el país.

Esto, en relación a las implicancias y cruces entre distintas áreas que han podido generarse gracias al trabajo detrás de cada actividad. Así, por ejemplo, Fiu ha permitido poner sobre la mesa el tema de los humedales y la emergencia ambiental; el Estadio Nacional, el tema de la memoria y los derechos humanos; el corazón deportivo ha subrayado la existencia de otras actividades más allá del fútbol, etc.

Finalmente, el grupo de egresados UC destaca la importancia de comprender la necesidad de actividades que involucren la participación ciudadana, a partir de las cuales es posible vincular el deporte, la cultura, el patrimonio y las artes.

“A nosotros esto nos hace pensar en que la gente sí se interesa en este tipo de actividades. Es inspirador ver la participación y eso te motiva a plantear el desafío sobre cómo hacer que más personas participen de las actividades artísticas.”

Comparte nuestro contenido en: