Daniel Gallo: “el trabajo del actor no es estrenar sino ensayar”

10 de noviembre de 2022


Daniel Gallo, profesor de la Escuela de Teatro UC, cuenta con una destacada trayectoria como actor. Se trata de un recorrido que sustenta fuertemente su labor como docente, tanto en la carrera de Actuación, en los talleres de Educación Continua, así como también, en los cursos de habilidades comunicativas que imparte en la UC. Hoy, a poco de su último estreno con Teatrocinema, Daniel reflexiona sobre el oficio actoral y la docencia.

El pasado 08 de octubre Teatrocinema estrenó Kaori, su más reciente montaje. En este, varias son las particularidades que capturan la atención de grandes y pequeños. Así, el uso de máscaras, los colores, el uso de la música y la narrativa despojada de la palabra hablada, son algunas de las características que transforman a esta obra en una experiencia única. Sumado a lo anterior, una de las novedades para esta tradicional y exitosa compañía, es que este montaje fue dirigido por sus tres actores: Julián Marras, Christian Aguilera y Daniel Gallo.

Daniel, quien forma parte de la agrupación desde el 2015, es también un reconocido profesor de la Escuela de Teatro UC, en donde ha guiado diferentes cursos. Es por ello que la reflexión del protagonista de Kaori lleva consigo un recorrido por las múltiples experiencias actorales, docentes e investigativas por las cuales ha transitado a lo largo de su carrera.

En primer lugar, y anclado en su más reciente experiencia escénica, Daniel comparte los principales desafíos de Kaori, vinculados a uno de los temas que circundan no solo la trayectoria de la propia compañía, sino también parte de la poética actoral de Daniel: la precisión. Y es que, al estar con máscaras de rostro completo, la disminución del campo visual se vuelve una realidad concreta, de lo cual surge, en palabras del actor: lo auditivo como primer anclaje para el trabajo escénico.

“La música es la única herramienta que tenemos. Entonces todas las acciones que se generan terminan acoplándose a la música. Desde ahí encontramos la precisión.”

Una estructura repetible

Sin lugar a dudas, este trabajo de precisión corporal es perceptible para el público a lo largo de toda la función. Esta cualidad, presente también a lo largo del repertorio de las demás obras de Teatrocinema conlleva la posibilidad de crear estructuras replicables casi a la perfección. Se trata de un trabajo coordinado entre intérpretes y técnicos que atienden a una estructura común.

Es justamente esta característica uno de los temas que Daniel aborda no solo como actor, sino también como docente.

“Esa estructura repetible es la base para poder generar el teatro, independientemente del estilo. Se trata de un grupo de gente que se ha puesto de acuerdo, que ha ensayado para así entregar una creación única; que solo se le pudo ocurrir a esa gente, en ese espacio.”

Es por esta razón que la estructura resultante del “ponerse de acuerdo” es, según Daniel, uno de los pilares de este oficio. De lo cual se desprende la importancia del proceso creativo en el cual, a través del ensayo, se va modelando cada obra.

“Nos estamos preparando para esto. Es por eso que el trabajo del actor no es estrenar, sino ensayar. Ensayar para construir este universo nuevo, particular y nuestro. Esa estructura en la que nos ponemos de acuerdo y que es posible de repetir es el inicio para poder crear lo otro, para poder empezar a llenar con otras cosas, a sorprenderte tú, a sorprenderme a mí, a descubrir las cosas nuevas que van a surgir dentro de esa estructura.”

La libertad dentro de los límites

Pese a lo que a primera vista pudiera pensarse, esta estructura estaría muy lejos de restringir la libertad de acción. En esta línea, Daniel defiende la idea de cómo cada actor o actriz puede y debe encontrar los espacios de creatividad a ser llenados. Así ante la pregunta sobre si este ejercicio de creación de partituras altamente precisas le permite jugar menos, Daniel responde:

“Al contrario, existe una libertad dentro de esos límites. En el fondo te obliga como actor a llenar todos los espacios de desarrollo temporal y espacial con tu creatividad. A veces tener esa estructura rígida es muy agradable, entonces la obra alcanza un nivel de la cual no puede bajar y eso te da una seguridad.”

En sintonía con la anterior, Daniel reflexiona acerca de las infinitas formas de abordar la escena, y de cómo el cuerpo del actor/actriz se transforma en un límite en donde, es posible asociar cosas propias y tener ciertas herramientas para decidir.

“A veces hay indicaciones que no te hacen tanto sentido y uno tiene que encontrar internamente la manera de poder traducirlo. Quizás, finalmente hay una motivación propia, muy particular que termina generando la misma imagen hacia afuera, pero uno sabe que es otra, que es propia. Las formas de abordar la escena tienen elementos propios del límite propio del actor. El límite concreto del cuerpo. Nadie sabe lo que estoy pensando en este momento, entonces tengo la licencia de pensar o anclarme en lo que yo quiera, siempre y cuando esté contribuyendo a la imagen del todo.”

La habilidad de comunicar tiene que ver con la escucha

En la práctica docente, Daniel aborda igualmente el tema de generar estructuras posibles de repetir. Premisa, que interconecta los diferentes cursos que dicta desde la Escuela de Teatro UC. Así por ejemplo, en el curso de Habilidades Comunicativas, dirigido a estudiantes de otras carretas y en el curso de Percepción Actoral, dirigido a estudiantes de primer año de actuación, Daniel establece puentes comunes.

“Despertar la percepción del mundo es algo que también se puede enseñar en habilidades comunicativas. Por ejemplo, en cómo la habilidad de comunicar tiene que ver con la escucha, más que con la acción de hablar. Y al mismo tiempo, la percepción tiene mucho de escucha también: estar inmerso en una realidad, identificar dónde están los conflictos, observarlos. Uno siempre cree que el acto creador es el momento de hacer, pero hay un momento anterior que es el silencio, que tiene mucho que ver con la creación. Qué es lo que voy a crear tiene que ver con qué estoy escuchando.”

De esta manera, la amplia trayectoria de Daniel como actor, quien por más de diez años formó parte de la Compañía La Calderona de la Facultad de Artes UC, se condice con su larga experiencia dentro de la docencia.  Roles en los cuales las preguntas y los temas se entrecruzan para posibilitar la práctica creativa. Así, las diferentes metodologías en su práctica como intérprete que van desde “el actor literal”, poética definida por Daniel a partir del uso del texto como punto de partida para el proceso creativo; hasta el trabajo de precisión en la creación de partituras de acción, se interconectan y dialogan con las búsquedas que, como docente, indaga en cada curso y con cada grupo.

 

 

 

 

 

 

 

Comparte nuestro contenido en: