Catálogo web: 25 años de Laboratorios Teatrales UC

29 de agosto de 2022


En el marco de la celebración de un nuevo aniversario, el pasado 25 de Agosto, la Escuela de Teatro UC compartió con la comunidad su nuevo catálogo web: una recopilación de los 25 años de existencia de los Laboratorios Teatrales. El trabajo de reconstrucción de esta colección estuvo a cargo de la académica Angélica Martínez, en colaboración con los estudiantes Paolo Parada y Francisco Casanova, y quedará disponible para su visita en el sitio web oficial de la Escuela.

El Laboratorio Teatral UC es un espacio de investigación a través de la práctica llevado a cabo por académicos/as de la Escuela. Un espacio que a lo largo de la historia ha estado dedicado tanto a la creación escénica como a la indagación metodológica, y que ha propiciado la circulación de proyectos dentro y fuera de la comunidad.

Historia y Evolución

El Laboratorio Teatral UC fue creado en 1996 como una instancia de investigación dirigida a profesores y profesoras de la Escuela de teatro, fomentando, además, el trabajo interdisciplinario y la participación de estudiantes y egresados/as; características que se han mantenido en el tiempo.

Su evolución a lo largo de los años ha permitido perfilar cada vez más este espacio. Así, por ejemplo, el 2004, el Laboratorio Teatral se transformó en un concurso interno al cual se podía acceder a través de una convocatoria abierta y un formulario de formulación de proyecto.

De esta manera, tal y como describe la académica de la Escuela de Teatro UC, Milena Grass, en su artículo Laboratorio Teatro UC: un espacio para la investigación a través de la práctica (2018) “En esta formulación inicial, se abrían básicamente dos caminos principales: la investigación para la creación y la práctica como investigación”

Con el paso del tiempo y la aceptación de esta segunda modalidad como una metodología conceptual por la academia, el Laboratorio Teatral se habría ido liberando cada vez más del resultado artístico como fin último.

“En este contexto, entonces, el Laboratorio Teatral UC, tal como lo hemos descrito, se constituye como un objeto de estudio muy rico, se trata, a nuestro entender, de la iniciativa ligada a la práctica artística como investigación de más larga data en el contexto académico en Chile.” Reflexiona Milena Grass.

Es por ello que, la historia y evolución del Laboratorio Teatral da cuenta del valor de este espacio para la comunidad teatral de la Escuela, la Universidad y el país.

Exploración y reconstrucción

“Trabajar articulando la memoria e identidad de nuestra Escuela es no solo un desafío sino también un privilegio.”

Angélica Martínez Ponce, académica de la Escuela de Teatro UC, ha estado a cargo de la reconstrucción histórica de los laboratorios, en colaboración con el recién egresado Paolo Parada y el estudiante Francisco Casanova.

¿Cómo ha sido la experiencia conjunta de realizar esta recopilación de los archivos de laboratorios teatrales de la Escuela de Teatro UC?

-Angélica: Por una razón u otra, los archivos han venido a documentar el campo escénicos desde los teatros y compañías. Sin embargo, en las escuelas está también la génesis de esas prácticas y preguntas. Puedes rastrear puentes, herencias, causas y efectos si enfocas hacia las escuelas.

Por lo tanto, cada vez que se crea una instancia archivística que releva el patrimonio documental de las prácticas escénicas no solo se contribuye a rescatar del olvido -inherente a un arte efímero como el teatro-  el trabajo de equipos de personas que han puesto su cuerpo, trabajo, inteligencia, creatividad, voz, sensibilidad, conocimiento al servicio de las artes y dar dignidad a un trabajo muchas veces precarizado; sino que también se genera un puente identitario entre generaciones de teatristas. Es una suerte de memoria en acto que nos habla de cuánto opera en este oficio. De lo que aquí se juega.

Y reconstruir esa memoria junto a estudiantes de teatro, en este caso, Francisco Casanova y Paolo Parada, es también un privilegio. Es acceder a estas fuentes con una mirada presente y contingente sobre las prácticas. Con interrogantes mucho más frescas que las que yo pudiera tener y que abren la dimensión archivística hacia una lógica postcustodial, tan necesaria para los tiempos y los archivos.

¿Cómo crees que impacta este trabajo en la constitución de la identidad de la Escuela?

-Angélica: Hemos levantado en esta primera etapa del proyecto de constitución de este archivo alrededor de 50 proyectos ganadores de los labs. Y es alucinante poder apreciar que han sido un núcleo de vínculo no solo creativo en cuanto a la creación de montajes, por ejemplo, sino también y por sobre todo de redes de oficio. Los equipos creativos mixturan generaciones; hay profesores, profesoras, estudiantes, ayudantes, profesionales trabajando como colectivo para encarnar esa búsqueda o pregunta inicial y ese compromiso profesionalizante que aquí se establece es fundamental. Por un lado, tal vez el más evidente es compartir el oficio con las nuevas generaciones, pero pienso que el aporte fundamental es justamente que la integración de los y las más jóvenes nos resitúa y nos permite revertir la obsolescencia de cada tiempo.

En ese sentido, la identidad de la escuela no solo se consagra en cada archivo, sino también, está viva y pulsando en cada ensayo. Es memoria viva. Activa. Dinámica. Una red.

-¿Hay alguna característica que crean que trasciende históricamente lo que ha sido el repertorio de laboratorios teatrales realizados en la Escuela?

Es interesante poder constatar a través de estos archivos, la evolución que han tenido los labs en estos 25 años y que, de alguna manera, nos permiten proyectar esta evolución a microescala también a la evolución de las artes escénicas nacionales en el último cuarto de siglo:  Con una impronta original que impulsó el desarrollo de proyectos escénicos que aportaron al repertorio del Teatro UC, como Akenaton, Digo siempre adiós y me quedo, Juana de arco o el misterio de la luz, por nombrar solo algunas. Los laboratorios fueron también abriendo espacios a otras formas de teatro: compañías que trabajaron de forma independiente como Teatro Pan, La Calderona, Cops, entre otras. De estos se han desprendido, además, metodologías y aportes a la docencia, metodologías creativas-investigativas de cuerpo, de voz, performance, etc.

Con ello, pienso que podemos apreciar no solo que los laboratorios cambiaron y ampliaron su espectro: el arte escénico nacional fue desde los grandes montajes de los años 90 evolucionando, y si se quiere, dejando de poner la atención en las certezas de importantes resultados para instalarse en la idea de la pregunta, la problemática y el proceso de creación e investigación escénica.

Lanzamiento y conversatorio

El lanzamiento del sitio se realizó a través de un conversatorio celebrado en el marco del aniversario número 77 de la Escuela de Teatro UC. En este, se reunió a varias generaciones de mujeres creadoras-investigadoras que han sido parte del desarrollo de los laboratorios teatrales. Así, la conversación -moderada por Milena Grass y Paolo Parada- se articuló a través del diálogo de Inés Stranger, Ignacia Agüero, Daniela López y Macarena Baeza. Se trató de una instancia en que se pudo compartir con un amplio grupo de profesores y estudiantes, acerca del rol el rol que actualmente desempeñan los laboratorios teatrales de la Escuela de Teatro UC para la comunidad académica y artística.

Acceso directo al Catálogo Web AQUÍ

Comparte nuestro contenido en: