Día del Patrimonio

 

El 29, 30 y 31 de mayo se celebra, como es habitual, el “Día del Patrimonio”. Lo que no es habitual es la forma de celebrarlo: las visitas serán virtuales, y en vez de recorrer edificios y lugares, se podrá acceder a una gran diversidad de exposiciones, conciertos, talleres y charlas, todo online, tanto de la UC como de todo Chile. Una oportunidad para conocer, construir y valorar juntos lo que nos identifica como comunidad.

Largas filas de personas esperando entrar a edificios y lugares tradicionales como La Moneda, el Teatro Municipal, el Palacio Causiño, Casa Velasco, Museo Nacional de Historia Natural, Cerro Santa Lucía o el Persa Bío Bío, entre muchos otros. Esa sería la tradicional imagen del Día del Patrimonio en Santiago, replicable en distintas ciudades de Chile. Pero este año será diferente.

Muy diferente. La cuarentena y el aislamiento social instalados por la pandemia a causa del coronavirus, hace imposible repetir la imagen de años anteriores. No solo eso. Nos lleva a cuestionarnos: ¿Debemos celebrar? ¿Si es así, de qué manera lo hacemos? ¿Cómo nos congregamos?

Más allá incluso. La imposibilidad de visitar edificios, monumentos y lugares, nos remite a una pregunta más fundamental: ¿Es eso el patrimonio? O, dicho de otra forma: ¿Qué es el patrimonio?

 La palabra patrimonio proviene de la palabra en latín patrimonium y se refiere a la herencia recibida de nuestros padres; en este sentido, el patrimonio conlleva una responsabilidad, que implica cuidar aquello que hemos recibido por herencia para entregarlo en buenas condiciones a las futuras generaciones. Por otra parte, el patrimonio de un país son todos aquellos bienes muebles, inmuebles, materiales e inmateriales que han sido reconocidos y valorados por la sociedad”, explica Elvira Pérez, jefa de Programa del Magíster en Patrimonio Cultural UC.

Pero, ¿quién decide qué es patrimonio?

feriaartesania cesarcortes

Construcción en comunidad

“El patrimonio es una cuestión política”, dice enfática Alejandra Wolff, académica de la Escuela de Arte, y directora de Patrimonio y Archivos de la Facultad de Artes. “¿Qué es lo que se pone en valor? Aquello que está enraizado en la historia, en el tiempo… ¿Por qué se determina que se debe preservar, por ejemplo, un edificio de estilo neoclásico francés de principios del siglo XX…? ¿Qué tiene que ver con nosotros? ¿Nos identifica?”, se pregunta.

La elección de un edificio o un lugar por sobre otro no es al azar. Es una muestra, de acuerdo a la académica, del poder dominante de la época: el poder político, económico, social. Refleja una visión del mundo impuesta por la elite.

Pero ante todo, como recalca Umberto Bonomo, director del Centro UC Patrimonio Cultural y académico de la Escuela de Arquitectura“El patrimonio es una construcción social. La comunidad define qué es lo valioso y por tanto, se decide protegerlo”.

¿Y qué es lo valioso? Pues no solo edificios, lugares y monumentos. También tradiciones, idiomas, bailes, cantos, fiestas, recetas de cocina, historias, oficios, paisajes… El rango es muy amplio. Por eso la pregunta es: ¿qué preservamos?

De acuerdo a Alejandra Wolff, los objetos están cargados de sentido. Por eso la elección no es al azar. Pero al mismo tiempo, los elementos -tanto materiales como inmateriales- van adquiriendo nuevos sentidos de acuerdo a los cambios, sucesos y reflexiones que van experimentando las comunidades. Es por eso que podríamos pensar en nuevas categorías, como dice la académica, “podríamos hablar de patrimonio genético, o considerar el cuerpo como un patrimonio o las relaciones humanas, o los afectos”.

La crisis social que experimentó Chile a partir del 18 de octubre representa un punto de inflexión en la pregunta respecto de qué queremos relevar, qué nos identifica como sociedad, qué nos hace sentido. “¿Por qué no preservar, por ejemplo, los rayados en las calles? Son parte de nuestra memoria reciente”, reflexiona la académica.

Para Olaya Sanfuentes, académica del Instituto de Historia, experta en temas de patrimonio y memoria, “la institucionalidad ha dado un giro importante con la nueva Ley de Patrimonio, que de hecho ahora se encuentra en un proceso de encuesta ciudadana. Ese es un cambio importante”. Otros ejemplos son iniciativas como “El menú de Chile”, que pone en valor a las cocinas patrimoniales; o los “tesoros humanos vivos”, un reconocimiento del Estado a comunidades, grupos y personas destacados por sus pares.

La pandemia nos ha obligado a mirar hacia lo íntimo, a encontrarnos con los más cercanos y a permanecer en casa, y es en este espacio familiar donde nos vinculamos con el patrimonio más personal y esencial”, manifiesta Elvira Pérez. Esa es una primera escala, donde relevamos objetos como fotografías, objetos, recuerdos y tradiciones que mantenemos en nuestras familias.

Hay una segunda escala: la del patrimonio del entorno próximo que nos rodea, nuestro barrio, las ferias, las plazas, el espacio público. “La relación que se establece a nivel de barrio entre vecinos, y almaceneros y comerciantes, es parte del patrimonio barrial; cabe también destacar la necesidad de cuidarse y apoyarse entre los vecinos”, prosigue la directora del Magíster en Patrimonio Cultural.

Por último, está el patrimonio de la ciudad y del país en que vivimos: espacios públicos como el Parque Metropolitano, pueblos tradicionales y paisajes a lo largo del territorio nacional. Con la pandemia, de acuerdo con la académica, se ha hecho evidente el daño medioambiental que hemos provocado en nuestro entorno, pero por otro lado, también nos ha mostrado las múltiples oportunidades de comunicación que nos entrega internet.

Para Olaya Sanfuentes, el patrimonio es una construcción cultural, social, es la manera de cómo construimos comunidad en torno a aquellas cosas, actividades, tradiciones, que le damos valor. “Las formas en que la gente consensua qué se resguarda, son precisamente los mecanismos que nos permiten hacer comunidad, que refuerzan la democracia”, afirma la académica.

Es precisamente en estos tiempos de confinamiento que la necesidad de formar comunidad, de congregarnos en torno a algo que nos dé sentido, se hace más urgente, obligándonos a utilizar nuevos espacios, como el virtual. “El patrimonio es una suerte de antídoto contra el virus porque nos vuelve a relacionar, nos dota de sentido y nos hace pensar en un futuro en momentos en que este es urgente”, expresa Sanfuentes.

chilesatelital flickr latirana

Día del Patrimonio en la UC

La invitación es, entonces, a construir todos juntos este Día del Patrimonio 2020. Es por esto que la Universidad Católica -a través del Centro UC Patrimonio Cultural y su Dirección Superior- ha hecho un llamado amplio a las distintas unidades académicas y centros, de los cinco campus de la universidad, a mostrar sus colecciones, registros, actividades, documentos y todo aquello que su comunidad ha decidido relevar como su patrimonio.

“Es muy importante celebrar este día por la relevancia de la actividad, por el cuidado y resguardo del patrimonio y por el momento particularmente difícil que está viviendo el país. Esto significa que vamos a utilizar todo el repositorio virtual que tenemos en nuestra universidad, y que ha sido fruto de un esfuerzo y trabajo de años”, afirma el rector Ignacio Sánchez.

“Quisiera hacer una gran invitación a la comunidad UC y al público en general para que visite de manera virtual nuestro patrimonio UC, lo que se ha preparado por mucho tiempo al interior de nuestra universidad. Así también, invito a nuestra comunidad a dedicar un tiempo valioso para conocer el patrimonio cultural de muchas instituciones de nuestro país, en especial en estos días en que la identidad y la solidaridad nacional deben estar en el centro de nuestro interés y quehacer”, añade el rector.

Como cuenta el director del Centro UC Patrimonio Cultural, Umberto Bonomo, entre el 29 y 31 de mayo se podrá acceder de manera online a través del sitio web de la Universidad, a una diversidad de material preparada por la propia comunidad universitaria. El académico destaca las charlas virtuales sobre la memoria e identidad, y respecto al patrimonio religioso: iglesias y ritos. También los recorridos virtuales a las exposiciones de la Sala de Pueblos Originarios de la UC.

A esto se suman exposiciones de arte, fotográficas y arquitectónicas, conciertos, colecciones audiovisuales, cuentacuentos, poesía, obras de teatro, charlas, talleres y recorridos virtuales, entre muchos otros eventos

De esta manera, la UC es parte del esfuerzo mancomunado de numerosas instituciones  públicas y privadas de todo Chile, en el “Día del Patrimonio en casa” -liderado por el Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio-, que ofrecerá cerca de 700 actividades online de libre acceso.

En suma, se trata de mostrar todo aquello que hemos construido como comunidad, y lo que eso significa para el país y la sociedad en que estamos insertos. “El rol de la Universidad Católica en estos 132 años se ha ido adentrando muy profundamente en nuestra población a través del trabajo en la formación integral de las personas, por medio de la investigación y la transferencia de este nuevo conocimiento a la sociedad y con el compromiso con la comunidad nacional y el aporte cercano a los habitantes de nuestro país. Es por esto que hemos denominado que la UC es un verdadero patrimonio de Chile. Esta construcción se debe al trabajo y a la dedicación de miles de hombres y mujeres a través de la historia, con una identificación muy destacada con nuestra institución”, concluye el rector Sánchez.

Todas las actividades están disponibles en: http://diadelpatrimonio.uc.cl/